Skip to content

Secretos de la mente y la ciencia

November 19, 2018

Alejandro Sacristán Santos

Experto en comunicación

https://linkedin.com/in/alejandro-sacristán-santos-391040171/

 

Mens sana in corpore sano

A menudo la televisión nos ofrece campañas publicitarias en las que se nos recuerda lo importante que es el deporte para la salud y para mejorar nuestro aspecto físico. Sin embargo, realizar ejercicio también es muy beneficioso para mantener nuestro cerebro en perfecto estado. La práctica deportiva constituye una de las medidas más eficaces para mantener nuestra mente sana.

 

 

Hacer deporte nos ayuda a desconectar y favorece el ánimo positivo. Cuando nos ejercitamos la corteza prefrontal reduce su actividad de tal forma que todo aquello que nos produce enfado o mal humor pasa a un segundo plano. Todos nuestros recursos neuronales en esos instantes pasan a las áreas posteriores de la corteza cerebral, donde se dominan aspectos como la percepción, el control del cuerpo o la planificación del movimiento.

1i

Fuente: menshealthlatam.com

El ejercicio también fomenta la sensación de bienestar y aumenta la dopamina producida por nuestro tronco encefálico. Se produce, de este modo, un incremento de las ganas de continuar ejercitándose ya que la dopamina ejerce una función esencial para el sistema de recompensa y el control del movimiento. Este neurotransmisor actúa de forma muy efectiva también en personas con enfermedades como el Parkinson, ayudando a quienes lo padecen a reducir sus síntomas.

 

Practicar deporte favorece el proceso de neurogénesis, es decir, permite el nacimiento de nuevas neuronas mientras el cuerpo se mantiene activo físicamente. Este procedimiento se desarrolla en el hipocampo, situado en el lóbulo temporal y encargado de la memoria, la orientación espacial y la regulación emocional. Cuando esto sucede, aumenta nuestra sensación de bienestar, mejoran las capacidades cognitivas y nuestra salud mental se ve beneficiada.

2i

Fuente: Hsnstore.com

Otra gran ventaja que le aporta el ejercicio físico a nuestra mente es la presencia de una neurotrofina llamada BDNF. Se descubrió durante algunos estudios en los años 90 y es una proteína que sirve para ayudar a la supervivencia neuronal y facilitar el crecimiento y desarrollo cerebral. Además, está comprobado que practicar algún deporte incrementa los niveles de noradrenalina (neurotransmisor encargado de la memoria o la toma de decisiones, por ejemplo) en las zonas del cerebro asociadas a actividades cognitivas mejorando la capacidad de aprendizaje.

3i

Fuente: Semillassolares.com

El deporte libera también moléculas como la serotonina y la noradrenalina, ayudándonos así a tener una mejor autoestima y a vernos a nosotros mismos de manera más positiva mejorando, a su vez, nuestra calidad de vida. El ejercicio nos hace sentirnos más activos y permite que no arrastremos una sensación de cansancio continuo a lo largo del día. Además, nos inculca valores muy validos para nuestras vidas como el respeto, el trabajo en equipo, la aceptación, el compañerismo y la responsabilidad. Centrándonos en nosotros mismos, favorece que desarrollemos actitudes muy positivas como pueden ser la constancia, la perseverancia, la autodisciplina y la aceptación de la frustración.

 

 

Para que todo lo citado anteriormente se produzca y nuestra mente se mantenga sana, necesitamos que el ejercicio sea regular y constante. Los expertos aseguran que el mínimo para considerar que llevamos a cabo un buen entrenamiento que mejore nuestras capacidades físicas y mentales sería ejercitarnos tres días a la semana durante media hora. Es importante mantener una rutina firme ya que si dejamos de lado nuestra actividad física los efectos positivos pueden desaparecer con facilidad. Esta comprobado que el esfuerzo merece la pena.

From → Uncategorized

Leave a Comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: