Skip to content

Posicionamiento de marca

October 25, 2018
Andrea Lorenzo Montero: experta en Neuromarketing, Packaging y Branding
https://www.linkedin.com/in/andrea-lorenzo-montero-9090b680/

Cómo conseguir que el consumidor posicione tu marca en el número 1

¿Qué lugar ocupa tu marca en la mente del consumidor?

¿Es la primera en la que piensa tu público cuando le preguntan por ella?

 

Un buen posicionamiento de marca puede conseguir diferenciar tu empresa del resto.

Para conseguir un buen posicionamiento, tenemos que tener claro qué queremos conseguir. Una empresa/marca se puede posicionar respecto a muchos factores (la propia marca, su producto, su comunicación, sus eventos, su precio o promociones…). Por eso, cuanto más definido sea nuestro plan de posicionamiento, más fácil será conseguir los objetivos marcados. Y para eso, hay que definir muy bien el público objetivo al que nos dirigimos (y queremos impactar).

 

Si hablamos de un posicionamiento de marca, imagen propia, podemos hablar de:

  • Los atributos de la empresa/marca
  • Sus beneficios
  • Los valores distintivos, que le hacen único

 

Todo ello relevante para el consumidor, que impacten a nuestro público. Ofrecer algo diferente, que nos posicione por encima de nuestra competencia.

 

videoblocks.com

 

Un posicionamiento puede tener las siguientes características:

  • Ser claro y dirigido al público objetivo.
  • No estar a la sombra de otras marcas. Es decir, conseguir diferenciarse.
  • No debe de ser confuso. Un buen posicionamiento no puede dudar de lo que hace.
  • Debe aportar valor al producto o servicio que ofrece.
  • Si conseguimos un buen posicionamiento, conseguiremos estar en el top of mind de nuestro consumidor. Seremos la primera opción en la que piense nuestro comprador.
  • Además, un buen posicionamiento generará un engagement con el público. Si conseguimos crear un vínculo con el cliente más allá de la compra (y de la compra repetida), conseguiremos clientes de calidad. Fieles a la marca.
pixabay.com

Este tipo de consumidor es el que quizás más interese a las marcas. Sobre todo hoy en día que todo es tan superfluo, tan rápido y cambiante. Conseguir un cliente fiel, que vuelva, que considere a la marca de calidad y que incluso llegue a ser prescriptor, tiene mucho más valor que diez clientes de una vez.

Llegados a este punto, podemos decir que es aquí cuando el cliente se siente implicado y comprometido con la marca cuando él mismo comienza a generar contenido y esto, para la marca, es muy importante.

  • Un buen posicionamiento tiene que ser coherente. Tiene que existir coherencia entre la marca y el brand positioning. Si no es así, podemos llegar a confundir al consumidor y que se pierda entre lo que queremos ofrecer y lo que realmente se ofrece.

La coherencia de marca se entiende como: lo que dice la marca + lo que entiende el consumidor.

  • Todo esto tiene que ser creíble. De nada sirve prometer un posicionamiento espectacular si nuestro producto no sigue la línea argumental o si no está acorde a los valores de la marca.

 

Como decía al principio, podemos diferenciar el posicionamiento de varias formas:

  • Por precio
  • Por calidad del producto
  • Según sus atributos diferenciadores
  • Por novedad; por ser los primeros
    • Estas estrategias a veces se copian y la competencia aprovecha esta innovación para sacar productos a menor coste imitando los elementos diferenciadores que han sido novedad para el mercado
  • Y otras muchas formas de posicionamiento…
pixabay.com

El creciente interés por conocer qué ocurre en la mente de los consumidores, ha llevado a estudiar cómo se comporta el consumidor en casi todas las disciplinas. También ha llegado a estudiar el posicionamiento. Por eso, teniendo en cuenta todo lo explicado anteriormente, podemos ayudarnos de las técnicas de neuromaketing para conocer cómo se posiciona la marca en la mente del consumidor y cómo nos ve.

Además de qué percibe realmente y qué hace que la distinga frente a otras. Gracias al uso de técnicas no tradicionales (como los estudios con EEG, fMRI, medidas periféricas…) podemos llegar a saber qué le gusta o disgusta al consumidor de nuestra marca. Las medidas tradicionales (encuestas, focus group…) pueden darnos una aproximación de qué estamos haciendo bien y qué no. Pero muchas veces, las medidas neurocientíficas nos acercan mucho más a qué es lo que demandan los consumidores (y que muchas veces ni ellos mismos saben).

El neuromarketing va mucho más allá del marketing tradicional y busca conocer la mente del consumidor. Estamos en una época de la publicidad en la que las emociones y los sentimientos son la base de la comunicación. Y las decisiones de compra las tomamos en función de ellas (además de decidir si nos gusta o no una marca). Un buen posicionamiento conseguirá que nos sintamos parte de la marca, conseguirá que la marca nos emocione y que sea nuestra primera elección de compra por cómo y lo que nos hace sentir.

menteyexito.org
Leave a Comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: