Skip to content

Neurociencia y comportamientos predictivos del acoso.

September 6, 2018

Tipología y conductas derivadas

Por Adrián Crespo Rodríguez

06/09/2018

Imagen1. Áreas activadas por dolor vs áreas activadas por empatía (fMRI). 

Captura de pantalla 2018-09-06 a las 11.14.01.pngFuente: Dr. Rafael Muci-Mendoza (2016).

“Primero te ignoran, luego se ríen de ti, luego luchan contigo, luego ganas tú”. Mahatma Gandhi.

 ¿Sabes lo que es sentir el rechazo y el aislamiento?, ¿Te gustaría que tus hijos lo experimentasen?, ¿Te has parado a pensar en el sufrimiento de las víctimas?

 Las cifras del acoso escolar en España, según la Fundación ANAR en 2018:

  • 1 de cada 3 alumnos en España ha visto acoso escolar en las clases
  • 2,3 niños por clase (una media de 25) han sido acosados
  • El 85 % del acoso escolar se basa en insultos y agresiones físicas

Cifras realmente altas, escandalosas y que no se pueden seguir repitiendo.

Los protocolos de prevención utilizados hasta ahora han ido dirigidos, en la mayoría de los casos, a la concienciación mediante técnicas tradicionales y métodos persuasivos basados en normas de aplicación tradicionales.

Pero ¿sabes cuáles son los tipos de acoso y qué procesos internos mueven a generarlos?, ¿y las conductas derivadas de tales acciones? La neurociencia puede tener las respuestas.

Entre las tipologías con mayor número de incidencias se sitúa el acoso psicológico con un 46% de los casos, seguido por el físico y social con el 24% y el 21% respectivamente. Con el aumento de las redes sociales e internet el ciber-acoso está ganando protagonismos, tristemente, con un 6%.

Siendo el acoso sexual, hasta la fecha, el menos dado con un 3% de los mismos.

 Imagen 2. Acoso social.

rechazo

Fuente: TV3.It (2016)

Este tipo de acciones no se dan de manera espontánea en un solo individuo, se vale del poder del grupo, teniendo su explicación en determinados procesos que se producen a nivel intrapersonal por cuestiones evolutivas.

Aquí es donde las neurociencias nos empiezan a dar las claves por las que debemos empezar para construir campañas efectivas.

  • El efecto manada.

Como todos sabemos el acoso no es la acción de uno solo, sino que se sirve del grupo para efectuar sus actividades contra otro miembro de la comunidad, tal vez sin motivo aparente, por ser percibido como diferente, por diversión o por cuestiones de poder mal entendido.

Esto tiene su origen desde un punto de vista de la evolución humana y la supervivencia, si un individuo del grupo realizaba una acción, imaginemos huir, durante una actividad, cazar, era percibido por el grupo como una amenaza y lo seguía sin saber el motivo real. Lo que se busca es la manera correcta de tomar decisiones.

A nivel cerebral, los responsables de este fenómeno son las neuronas espejo, la ínsula y la amígdala.

Las primeras se activan cuando un individuo realiza una actividad y tendemos a imitarlo, sin motivo consciente, y la ínsula, que está asociada con la empatía. Pero, entonces, ¿por qué no empatizamos con la victima? por la amígdala.

Esta se activa cuando el individuo tiene un comportamiento que difiere al del grupo llegando a generar en el mismo una activación negativa, incluso dolorosa por no seguir a la manada.

Sin embargo, el motor de este comportamiento es el neurotransmisor serotonina, responsable de la impulsividad y de la toma de decisiones irracionales y que vayan en contra de lo que hace la mayoría.

Pero, gracias a las neurociencias, sabemos que podemos aliarnos con estos tres elementos y generar el efecto contrario, posicionar a la mayoría en favor de la víctima.

Si somos capaces de realizar campañas de prevención que activen las neuronas espejo del espectador, conseguiremos causar en el receptor la misma sensación que viven los acosados al recibir ciertos comportamientos y estimulando la ínsula en sentido positivo, generando empatía hacia el individuo e implicándolo en el objetivo común.

Pero, sobre todo, debemos hacer hincapié en la amígdala, también asociada con las emociones y el recuerdo a largo plazo.

Une las experiencias vividas con la emoción sentida en ese momento, si conseguimos remover esas emociones con nuestras acciones de prevención, tendremos la llave para crear protocolos de actuación y concienciación realmente útiles.

Ya conocemos lo que mueve al acosador y al grupo, pero no nos hemos parado a pensar aún en la victima, ¿Qué consecuencias tiene en la persona?

Cuando se producen insultos, amenazas, exclusión social, o en general acciones negativas repetidas, desencadena en el individuo el refuerzo de los circuitos de dolor y temor, y si además se produce en la edad de desarrollo, esto puede generar cambios en los circuitos neuronales de manera permanente.

Aunque, la acción más representativa en las victimas es el conocido como “secuestro amigdalar”, bloqueándola e incapacitándola para la acción.

Imagen 3. Amígdala. 

Captura de pantalla 2018-09-06 a las 11.28.47.png

Fuente: El Comercio (2018).

Es como si su amígdala, asociada con el miedo y responsable de la huida o la acción, quedase paralizada por el temor que siente e impide que reaccione o piense con claridad, incapaz de racionalizar la cantidad de emociones que están produciendo los estímulos violentos a los que se está exponiendo.

Esto afectará a la victima produciendo daños cognitivos y psicológicos, en muchas ocasiones irreversibles.

Las nuevas herramientas que nos proporciona la neurociencia van a permitir que entendamos la necesidad real y el punto en el que hay que incidir a nivel inconsciente para que las nuevas acciones que llevemos a cabo de aquí en adelante consigan reducir el numero de casos de Bullying e incrementen la concienciación de la sociedad.

Es tarea de todos evitar estos casos, porque las heridas superficiales se curan rápidamente, pero las psicológicas, más graves, difícilmente se consiguen borrar.

Acosador, “¿qué ocurriría si el niño maltratado del colegio creciese y se convirtiese en el único cirujano que pudiese salvar tu vida?” (Lynette Mather).

 

Imagen 4 

Experto: ADRIÁN CRESPO RODRÍGUEZ

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/adriancresponeuromarketing10/

Teléfono: +34 638038702

Contacto: acrespo4.ac1991@gmail.com

From → Neurociencia

Leave a Comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: