Skip to content

“Mobbing postvacacional”

September 5, 2018

CUANDO EL MIEDO GENERA DOLOR.

Por Adrián Crespo Rodríguez.

05/09/2018

Imagen 1. Mobbing.

acoso

 

 

 

 

 

Fuente: Idigoras y Pachi (2017).

Se acabó el verano. Se acaba la desconexión. Vuelta al puesto de trabajo.

En una situación normal no debería generar más que la pereza entendible después de un periodo de vacaciones, pero ¿y si le sumamos a todo lo anterior el mobbing?

Imagínate que, tras un año duro de estrés, sueño, tensión, disputas, atascos, consigues que acabe y puedes irte a descansar y olvidarte por un tiempo. Imagínate, además, que cuando por fin coges ritmo de descanso y desconexión se acaba y empiezas a notar que tienes que volver.

Ahora imagínate todo lo anterior, pero añadiendo constantes desprecios, aislamiento, insultos, agresiones en cualquiera que sea su modalidad, y siendo consciente de ello tienes que aparcar ese merecido retiro y volver a sufrirlo de nuevo.

¿Cómo crees que la persona afectada vive su día a día?, ¿Consideras que el miedo a un nuevo año puede generar dolor físico real?, ¿Cómo debemos actuar?

El término “mobbing” fue acuñado del inglés “to mob”, y es un tipo de violencia que sufre un trabajador en su entorno laboral.

Y, ¿como afectan estas situaciones a nuestro cerebro?

Como sabemos, nuestro cerebro es muy plástico y siempre busca poder adaptarse a cualquier situación, con lo que un episodio de estrés o violencia revertirá en modificaciones, alteraciones y cambios.

El estrés por violencia conlleva un aumento de cortisol, una hormona secretada por la glándula suprarrenal. Un alto porcentaje de esta hormona afecta al hipocampo, encargado de fijar la información recibida, generando un déficit de la memoria a corto plazo, deficiencias cognitivas y de aprendizaje, déficit de atención y problemas para concentrarnos.

Además, un nivel alto de cortisol tiene un efecto negativo en la corteza frontal, generando que la persona se vuelva más violenta o tenga reacciones exageradas ya que dificulta la inhibición de nuestras emociones.

Imagen 2. Hipocampo y amígdala.

Captura de pantalla 2018-09-05 a las 13.29.55

Fuente: elaboración propia a partir de SINC, La ciencia es noticia (2016).

La persona que sufre este tipo de acoso, tras su periodo vacacional tiene que pasar de un estado de relajación y despreocupación a uno de alerta y amenaza continua, generando altas posibilidades de depresión, absentismo laboral y en casos extremos, suicidio.

Uno de los efectos más conocidos del mobbing es el síndrome del Burn-Out, caracterizado por un profundo agotamiento tanto físico como mental.

Imagen 3. Síndrome de Burn-Out.

burn out.jpg

Fuente: El Semanario (2016).

Los trabajadores que sufren este tipo de síndrome no solo tienen consecuencias emocionales, si no que a nivel físico también se hacen latentes.

Dentro del plano emocional cabe destacar los fuertes cambios en el estado de ánimo, en la conducta habitual. Una profunda desmotivación, menor resistencia al estrés, falta de energía y bajadas notables en su rendimiento normal.

Además, toda situación de estrés laboral prolongada en el tiempo produce a medio y largo plazo un deterioro cognitivo, lo que puede provocar pérdidas de memoria, falta de concentración y mayor dificultad para aprender tareas o habilidades nuevas.

Sin embargo, es posible que la persona afectada pueda tener efectos a nivel físico, como dolores musculares y en las articulaciones, así como afecciones psicosomáticas, problemas cutáneos, cefaleas, mareos, entre otras.

Y, ¿qué debemos hacer para evitarlo?

Lo primero, hay que empezar a retirar la figura del jefe como tal y ser líderes para los empleados.

Se acabó el miedo, las jerarquías mal entendidas, la estratificación excesiva en las compañías, todo esto hace que el trabajador afectado le resulte mucho más complicado coger fuerzas para exponer su problema con el responsable de la empresa.

¿Solución? Neuroliderazgo.

  • Ser empáticos y escuchar.
  • Delegar, dar confianza, hacerlos participantes de los proyectos.
  • Cercanos, generando esa confianza para que los empleados se sientan libres de plantearnos cualquier tema.
  • Si los trabajadores nos comentan los problemas con naturalidad evitaremos el síndrome del Burn-Out.
  • No encerrarnos en el despacho y olvidarse de lo que pasa fuera. Si trabajamos en el mismo espacio conoceremos de primera mano el día a día de nuestro negocio.
  • Ser dinámicos y fomentar actividades grupales, para incrementar la unión con nuestro equipo.
  • Es muy importante conciliar la vida familiar del trabajador con su puesto de trabajo. Una vida familiar estable aumentará el rendimiento y satisfacción de las personas.

Valora a tu equipo, valora a tus empleados, porque tú familia no solo es la que está en casa.

“Ninguno de nosotros es tan bueno como todos nosotros juntos”, Ray Kroc.

Imagen 4

Experto: ADRIÁN CRESPO RODRÍGUEZ

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/adriancresponeuromarketing10/

Teléfono: +34 638038702

Contacto: acrespo4.ac1991@gmail.com

From → Neurociencia

Leave a Comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: